lunes, 12 de noviembre de 2012

la última gran aventura



el 6 de octubre de 1995, hace apenas 18 años, los científicos Michel Mayor y Didier Queloz, de la Universidad de Ginebra, anunciaron el que es posiblemente el descubrimiento más importante de nuestra generación: la existencia confirmada de un exoplaneta, que fue bautizado como 51 Pegasi b, a unos 42 años luz de la Tierra. A los pocos meses, el estadounidense Geoff Marcy anunció otros dos, y desde entonces la lista no ha dejado de crecer. En la actualidad están detectados unos 2000 exoplanetas, de los cuales 846 han sido confirmados en el momento de escribir estas líneas.

los exoplanetas son planetas que orbitan fuera de nuestro sistema solar, en torno a una estrella que no es el Sol. El objetivo de esta búsqueda es muy específico: encontrar el llamado Planeta Ricitos de Oro, es decir, un planeta rocoso, de tamaño parecido a la Tierra, orbitando en torno a una estrella parecida al Sol, y a la distancia precisa para que pueda contener agua en estado líquido (esta distancia recibe el nombre de «zona de habitabilidad»). Es decir, un planeta capaz de sostener la vida, tal como la entendemos. Hasta el momento han sido detectados más de 50 exoplanetas en la zona de habitabilidad de su estrella, de los cuales siete reúnen las condiciones para la vida. De todos ellos, el mejor candidato es Gliese 581 g, a 20,3 años luz de la Tierra.


¿cuál es el motivo de esta búsqueda? podríamos hablar del crecimiento de la población, de la necesidad de recursos naturales o del deterioro ecológico del planeta. Si nos ponemos un poco frikis, también podríamos pensar en la búsqueda de vida inteligente extraterrestre. Pero existe una razón más dramática: llegará un momento en que el Sol, una vez consumido todo el hidrógeno de su núcleo central, se convertirá en una gigante roja, carbonizando Mercurio, Venus, y probablemente la Tierra. Que no cunda el pánico, según los cálculos de los científicos aún quedan algunos miles de millones de años para que esto ocurra.

¿cómo es posible detectar los exoplanetas? los planetas son difíciles de ver mediante observación directa, porque suelen quedar ocultos por el brillo de la estrella en torno a la cual orbitan. Por este motivo, para localizarlos es necesario recurrir a complejas mediciones indirectas. Por ejemplo, mediante velocidad radial o astrometría (midiendo cómo el planeta altera el movimiento de su estrella); por tránsitos (midiendo los cambios en la luz de la estrella al pasar un objeto por delante de la misma); por efecto de microlente gravitacional (un objeto, ubicado entre la Tierra y la estrella observada, hace de lupa y aumenta la imagen que captamos de esa estrella y su planeta) o por timing (variación del momento en que se producen los eclipses de estrellas binarias debido a que puede haber planetas orbitando alrededor de las mismas). Quien tenga más curiosidad sobre este asunto en particular puede seguir el hilo desde este artículo de la wikipedia, sección «métodos de detección».

como es de suponer, las agencias espaciales más importantes del mundo compiten en la búsqueda de nuevos exoplanetas habitables, preferiblemente los más cercanos a la Tierra. En la actualidad existen dos misiones principales en marcha: el satélite europeo Corot, lanzado en el año 2006 desde Kazajistán, y el satélite estadounidense Kepler, lanzado por la NASA desde Cabo Cañaveral en el 2009. Hay más misiones previstas para la próxima década, entre las cuales quizá destacaría por ambicioso el Proyecto Espacial Darwin, de la Agencia Espacial Europea (ESA), con fecha prevista de lanzamiento posterior al 2014.


para terminar, quisiera compartir mi asombro por los descubrimientos realizados hasta el momento, que superan los desvaríos de la imaginación más extravagante. Tan solo en nuestro sistema solar, los gigantescos Júpiter y Saturno son enteramente gaseosos, no tienen masa rocosa. Paradójicamente algunas de sus lunas son, en lo que se refiere a habitabilidad, las más interesantes del sistema: Titán presenta océanos líquidos, de metano; Encélado tiene volcanes de hielo, volcanes que en lugar de expulsar lava, expulsan hielo y vapor de agua, lo que quiere decir que debajo podría haber masas de agua; Europa es como una inmensa bola de hielo, con una corteza resquebrajada de cuyas grietas surge vapor de agua. Se ha confirmado que debajo hay océanos de agua líquida (de hecho, al parecer quieren sumergir un submarino para buscar vida); en Ío se han contabilizado más de 400 volcanes activos. Y a la vista de esto, ¿qué podemos esperar de los exoplanetas? Por el momento hay exoplanetas gigantescos, de tamaño imposible, difícil incluso de imaginar; hay exoplanetas con una corteza de casi 4.000 km de espesor de diamante puro; hay exoplanetas completamente negros, que por algún motivo desconocido no reflejan en absoluto la luz; hay exoplanetas tan poco densos que podrían flotar en el agua como un corcho, y otros tan calientes que superan incluso las temperaturas de sus propias estrellas..

para ver más:
viaje por los planetas más extraños del Universo (público.es)

ronronea: naia

17 maullidos:

PEPE CAHIERS dijo...

Absolutamente fascinante, pero el problema es que apenas hemos salido de nuestro cascarón y esas distancias son insalvables, por lo menos con los sistema tradicionales de propulsión.

desdevaladilene dijo...

"El estudio del universo es un viaje para auto descubrirnos"... Carl Sagan

Se nos olvida lo pequeñit@s que somos...¡Pero qué grande es este blog!

TORO SALVAJE dijo...

Podría estar horas leyendo y escuchando sobre este tema.
Dicho esto también digo que no me importa que el sol un día se acabe y que no quede vida en el universo.
Me da igual.

Saludos.

DRACO dijo...

tenemos el tiempo suficiente para que la ciencia avance de tal modo que se pueda llegar a un exoplaneta en menos tiempo de lo previsto.
besos

Mascab dijo...

Un post maravillosamente instructivo...os lo digo siempre gatitas, tras cada visita a este tejado me vuelvo a mi casa con más conocimientos de los que traía y además, muy pero que muy satisfecha de haber disfrutado de estas lecturas.

Ronroneos de placer dejo en la gatera...

naia dijo...

Pepe, precisamente para salvar ese obstáculo que dices se está barajando la posibilidad de terraformar Marte, es decir, de modificar su atmósfera, temperatura y ecología para hacerlo habitable (al parecer, la terraformación sí es ya técnicamente viable). Así podría colonizarse, ganando quizá algunos milenios más a la desaparición de la especie, y acercándonos de paso a las fronteras exteriores del sistema

por cierto desdevaladilene, que la idea de la terraformación proviene de la ciencia-ficción (que en los últimos años está adquiriendo un nuevo sentido) y su gran adalid fue precisamente Carl Sagan

jajjaja Toro, como puedes ver la Humanidad es cabezota, a pesar de todo insiste en sobrevivirse a si misma :)

Draco, la cuestión es cuanto tiempo queda, probablemente los recursos naturales de la Tierra se agotarán mucho antes de la explosión del Sol. Los seres humanos somos los virus de este planeta; nos reproducimos con mucha rapidez, colonizando y destruyendo hasta el último rincón

Mascab, disfrutamos juntas de este post, el tema es espectacular y sospecho que no demasiado conocido

SBP dijo...

Ir muy lejos, para conocernos mejor.

La ciencia crece a un ritmo exponencial, ¿ quien sabe que pasará dentro de 50 años ?

Si no hemos acabado con nosotros.

Interesante artículo divulgativo maslama,

Un abrazo.
SBP

la MaLquEridA dijo...

El espacio siempre me ha dado miedo pero tu tema ha sido fascinante.

No imagino quienes podrán pagar un viaje para ir a habitar esos planetas que al paso que vamos no falta mucho.



Un saludo.

natsnoC dijo...

Apasionante, la verdad. Pero lo que es increible es la combinación de factores y casualidades para que se diera aquí la vida. De todos los planetas catalogados sólo una pequeña parte son exoplanetas, y de éstos menos del 1% tienen POSIBILIDADES de cumplir las "condiciones de habitabilidad", lo que no significa que exista vida.

Aunque dado lo vasto que es el universo, me niego a creer que seamos únicos.

naia dijo...

SBP, tu nota me hizo pensar que somos una especie extremadamente competitiva, y que la misma competitividad que impulsa los avances tecnológicos impulsa también las injusticias, la contaminación y creo que la mayoría (si no todos) los grandes conflictos de nuestra historia. Quizá haya un equilibrio en eso, quizá sólo es un sinsentido más de la vida..

naia dijo...

MaLquEridA, tienes muchísima razón, llegado el momento es más que probable que las naves y las colonias sólo estén preparadas para albergar un número limitado de personas. ¿Cómo se seleccionará a los supervivientes? ¿se cobrarán cifras astronómicas por el pasaje? ¿tendrán las mismas oportunidades todos los habitantes del planeta?

naia dijo...

natsnoC, y cuando más sabemos, más compleja se hace esa telaraña de casualidades. Por ponerte un par de ejemplos, al parecer Júpiter, con su tremenda masa (318 veces mayor que la de la Tierra) actúa como escudo, impidiendo el ingreso de meteoritos y otros cuerpos celestes en el sistema solar. Y también es muy inusual la regularidad de las órbitas de los planetas dentro del sistema solar. Muchos de los exoplanetas tienen órbitas desordenadas e incluso errantes, lo que convierte algunos sistemas en un auténtico juego de billar, con impactos de una potencia inimaginable.

por mucho que avance la ciencia es probable que nunca se llegue a resolver el misterio de la chispa de la vida. Hace poco, en una conversación casual, se decía que, en nuestra sociedad, este enigma lo han heredado sucesivamente los astrólogos, los sacerdotes, los filósofos y finalmente los astrónomos.. todo empieza y acaba en las estrellas :))

Javi Signum dijo...

Sencillamente espectacular esta entrada. Me fascinan todos estos temas de descubrimientos de planetas. De los exoplanetas no tenía ni idea de su existencia.
Besos.

Lucía_lamiradadeluci dijo...

¡Qué interesante esta entrada!
No conocía nada en absoluto de los exoplanetas (me acabo de dar cuenta de que he escrito lo mismo que mi marido jijiji y es que se nota que a ambos nos apasiona este tema).
Aún recuerdo cuando me contaron en el cole que el Sol se apagaría y desde entonces este ausnto me da un miedo terrible (aunque sé que, según los cálculos científicos, no estaré aquí para verlo). Lo que sí me encantaría poder ver es ese sustituto para la Tierra...
Creo en la vida extraterrestre, no a modo de ET ni Alien...pero creo en ella.
Un beso enorme

naia dijo...

Javi, Lucía, ¡qué bueno veros de nuevo por aquí!

sobre la vida extraterrestre y eso, tendemos a imaginar seres antropomorfos inteligentes, pero un simple organismo unicelular ya sería vida. Precisamente hace un par de años (creo) se descubrió en la Tierra un microorganismo basado en el arsénico. El descubrimiento es revolucionario porque hasta ahora sólo conocíamos formas de vida basadas en seis elementos: carbono, hidrógeno, oxígeno, nitrógeno, fósforo y azufre. Significa que pueden existir más formas de vida en el Universo de lo que pensábamos, ya que hipotéticamente la vida podría darse en cualquier planeta con unas características radicalmente distintas de la Tierra. Si os interesa el tema, os recomiendo echar un vistazo a este artículo sobre bioquímicas hipotéticas

Javi Signum dijo...

No podemos pensar que estamos solos, ni tampoco lo de los hombrecillos verdes. Es fascinante conocer nuevas formas de vida, el universo aún seguirá sorprendiéndonos ya que no conocemos ni un uno por ciento.
Besos.

naia dijo...

en este momento, la mayor limitación que veo son lo sistemas de propulsión, como Pepe. Recuerda que cuando miramos al cielo vemos estrellas que podrían haber desaparecido hace cientos e incluso miles de años, depende de lo que haya tardado en llegar a la Tierra su luz. Y el estudio de los exoplanetas se basa en la observación directa. Hasta que no se puedan enviar sondas para verificar la existencia real de estos planetas, nos estaremos moviendo exclusivamente en el terreno de las hipótesis