miércoles, 2 de enero de 2013

top 10 damas de armas (1 de 2)


si pensamos en mujeres que lucharon en los ejércitos en épocas históricas, no vienen demasiados nombres a la cabeza: Juana de Arco, Catalina de Erauso.. sin embargo, un número sorprendente de mujeres han destacado a lo largo de los siglos por su belicosidad y valor. A ellas está dedicada esta serie.

Nadezhda Andréievna Durova
(1783-1866) vestida con ropajes masculinos, luchó durante más de una década en el ejército ruso, obteniendo numerosas condecoraciones y honores. Además, se trata de la primera mujer que alcanzó el grado de oficial en el ejército ruso.

su historia es fascinante: hija de un capitán de caballería, la familia llevaba una vida nómada, viajando detrás de las tropas. Pero la madre deseaba desesperadamente un varón, y a tal punto llegaba su repulsión hacia la niña que siendo todavía un bebé la lanzó por la ventana del carro, exasperada por sus lloros. A la vista de la situación uno de los soldados recibió orden de hacerse cargo de la niña, que se crió con la tropa, aprendiendo desde muy temprana edad el oficio de soldado. Tras un fugaz matrimonio, a la edad de veinticuatro años abandonó hijo y esposo, alistándose como hombre en un regimiento polaco de ulanos.

Durova luchó en las batallas de Gutschadt, Geilsberg y Friedland, mostrando un notable coraje y dotes militares. En una de las batallas salvó la vida de un oficial herido y fue condecorada con la Cruz de San Jorge y el grado de oficial. Descubierta su condición femenina, el Zar Alejandro I se interesó por el caso, permitiéndola permanecer en ejército con el nombre de Aleksandr Andreevich Aleksandrov. Bajo este mismo nombre combatió cuando Napoleón invadió Rusia, participando en las batallas de Smolensk, Monasterio Kolotsk y Borodino ―donde fue herida gravemente en una pierna y obtuvo el grado de capitán―, y también en el frente alemán, en las batallas de Hamburgo Harburg y Fortaleza Modlina. Tras su retiro siguió vistiendo traje masculino el resto de su vida, y odiaba cuando alguien se dirigía a ella como mujer.


Tomoe Gozen (1157?-1247)
es la más famosa guerrera samurai de la historia del Japón. Según el Cantar de Heike, «Tomoe era especialmente hermosa, de piel blanca, pelo largo y bellas facciones. También era una excelente arquera, y como espadachina era una guerrera que valía por mil, dispuesta a confrontar un demonio o un dios, a caballo o en pie. Domaba caballos salvajes con gran habilidad; cabalgaba por peligrosas pendientes sin rasguño alguno. Cuando quiera que una batalla era inminente, Yoshinaka la enviaba como su primer capitán, equipada con una pesada armadura, una enorme espada y un poderoso arco; y ella era más valerosa que cualquiera de sus otros guerreros.»



María de Estrada combatió en México, junto a Hernán Cortés, entre 1519 y 1524. Su aventura americana fue tremendamente azarosa: primero su barco naufragó en la isla de Cuba, siendo los supervivientes masacrados por los nativos. María se salvó milagrosamente de la matanza, viviendo varios años entre los nativos, hasta que fue liberada por una expedición española en 1513.

en mayo de 1520 aparece de nuevo, entre las tropas de Cortés, luchando como soldado en
la Noche Triste y en la batalla de Otumba. Sobre su valor en batalla, Bernal Díaz dejó dicho: «se mostró valerosamente una señora llamada María de Estrada, haciendo maravillosos y hazañeros hechos con una espada y una rodela en las manos, peleando valerosamente con tanta furia y ánimo que excedía al esfuerzo de cualquier varón, por esforzado y animoso que fuera, que a los propios nuestros ponía espanto.»

entre sus hazañas se cuenta haber vencido en duelo a
Pánfilo de Nárvaez, y también fundó la ciudad de Puebla.


Anne Dieu-le-Veut (nacida hacia 1650 en algún lugar de Francia) fue una bucanera conocida por su ferocidad en todo el Mar Caribe. Según la leyenda inició sus andanzas en torno al año 1683, cuando desafió en una taberna al famoso corsario Laurens de Graaf ―Laurens sacó su espada, y Anne una pistola―, quien se enamoró de su valor y la llevó con él a una vida de piratería.

Anne navegó durante años junto a Laurens y combatió a su lado, hasta que finalmente fue capturada por los españoles tras una cruenta batalla naval. Tal era la fama de Anne que el propio Luis XIV de Francia intervino para salvarla del patíbulo, y la muchacha fue liberada como una merced especial entre reyes. Después de este episodio no se volvió a saber nunca más de ella.



Phoebe Hessel (1713-1821). Me hace gracia la historia de esta mujer, que encuentro muy victoriana en alguna extraña manera. Disfrazada de hombre, se alistó en el Regimiento No. 5 de Infantería para servir junto a su amante, Samuel Golding, con quien estuvo destinada en las Indias Occidentales, y más tarde a Gibraltar. Ambos fueron heridos en la batalla de Fontenoy en 1745.

finalmente reveló su posición a la esposa del coronel del regimiento, y los amantes fueron eximidos del servicio para casarse. Según otra versión de un sargento del regimiento, el sexo de Phoebe salió a la luz cuando la desnudaron para azotarla. Su único comentario en tal situación fue: «golpea y condénate.»

se fueron a vivir a Plymouth, donde tuvieron nueve hijos, de los cuales ocho murieron en la infancia y uno en el mar. Cuando Golding murió, Phoebe se mudó a Brighton para casarse con el pescador Thomas Hessel. A los ochenta años se quedó viuda de nuevo, y para subsistir vendía pequeños artículos, como naranjas y pan de jengibre, en una esquina cerca del Pabellón de Brighton. Debido a su inusual experiencia y avanzada edad —llego a los 108 años— se convirtió en una celebridad en Brighton, hasta el punto que hoy existen en Londres dos calles en su honor: Amazon Street y Hessel Street.


la segunda parte: top 10 damas de armas (2 de 2)

ronronea: levina

11 maullidos:

Kate Walker dijo...

Mujeres valientes, temerosas, apasionantes... pero mujeres invisibles... Menos mal que tenemos a gatas como Levina para recordarlas.
Genial la entrada.
Besotes.
La Kate Walker.

TORO SALVAJE dijo...

Bien por darles el homenaje que merecen y rescatarlas de la oscuridad.

Besos.

miquel zueras dijo...

Una entrada interesantísima, supongo que entre nosotros el caso más conocido es el de la "Monja alférez" ¿Y las mujeres piratas? Creo que publicásteis algo sobre el tema. Ronroneos. Borgo.

UTLA Aquiescencia dijo...

Hola maslama,

El papel de la mujer siempre ha pasado desapercibido en la historia, y son relatos anecdóticos como estos los que nos devuelven a la memoria la indignación de no poder ser iguales por culpa de algo tan tonto como el sexo.

Me ha encantado las historias de cada una de las mujeres, la que también me ha hecho gracia es la de la mujer que sirvió como soldado...¿108 años ? Guauu...

Un abrazo y un ronroneo maslama.

*Nota*: He cambiado de avatar pero soy el mismo tranquilo lugar de aquiescencia de siempre. ;->

*Nota2*: (que pesao con las notas)
Y aprovechando tu entrada y sin que sirva de precedente, tambien quiero darte a conocer a otra gran mujer olvidada por parte de la historia.
Cristina de pizán

Lucía_lamiradadeluci dijo...

¡Sí señoras, mujeres de armas tomar! La primera historia me ha parecido fascinante y la de la mujer pirata también (adoro las historias de piratería).

Muy interesante la entrada, estaré pendiente de la segunda entrega ;)

Un besote

Javi Signum dijo...

Mujeres al poder!!! No pienso decir nada que os moleste en este momento... jejeje. Gran entrada.
Besos.

DRACO dijo...

tomoe gozen me parece la más feroz de todas. me la imagino cortando cabezas de un sólo tajo.
besos.

levina dijo...

asias Kate, hoy día también depende de nosotras aceptar esa invisibilidad, así como posiciones secundarias tan solo en razón de nuestro género. Incluso en tiempos más difíciles, cuando la reglas de la vida eran feroces para todos, hubo mujeres que se rebelaron (me propongo hablar de algunas de ellas durante los próximos días)

Miquel, creo que hasta ahora nunca hemos publicado sobre mujeres pirata, pero tomo buena nota, que ya veo que el tema interesa. Así a voz de pronto no recuerdo demasiadas, 5 ó 6, pero echaré un ojo, creo que puede dar para un post :)

SBP, estos casos no son anecdóticos, ha habido millones de mujeres en los ejércitos de todo el mundo durante siglos, he escogido solamente diez entre mis favoritas para no ponerme pesada, pero vamos que con facilidad hubieran podido ser cincuenta.

sólo en la II Guerra Mundial un millón de mujeres lucharon en el Ejército Rojo; en las guerras napoleónicas, alemanas disfrazadas de hombres se alistaban a miles, y era todo un trabajo descubrirlas y expulsarlas (algunas lograron pasar desapercibidas y realizaron grandes hazañas); lo mismo ocurrió en la Guerra de Secesión estadounidense, los americanos que son más para estas cosas ya han identificado casi un millar de combatientes femeninas, con nombre y apellido; la Reina Victoria legisló que las mujeres (siempre disfrazadas de hombres) que sirvieran a bordo de los buques de guerra británicos no recibirían la Medalla de Servicios Generales, en un intento de desalentarlas que no tuvo demasiado efecto.. en fin, de ahí mi sorpresa, que siendo tantas y algunas de ellas con una hoja de servicios francamente destacada se haya ocultado con tanta saña su historia que a día de hoy no nos suene ni su existencia

Lucía, coincido contigo, Durova y Anne Dieu-le-Veut resultan fascinantes, cada una en su estilo. De la pirata no se sabe demasiado, sólo lo que nos llegó a través de los documentos y crónicas de la época, pero Durova llegó a escribir sus memorias, que por el momento están inéditas en España (quizá no por demasiado tiempo, y ésto es una confidencia profesional en petit comité)

jejeje Signum, tú sí que sabes.. en los post llenos de mujeres armadas y en pie de guerra, mejor andarse con cuidado :))

Draco, si bien es cierto que Tomoe Gozen adquirió gran fama por su habilidad y valentía, al parecer tampoco fue un caso excepcional, pues en el Japón medieval era común de las mujeres e hijas de los samurais recibiesen entrenamiento en el combate para poder defender sus hogares en caso de necesidad. Aunque desde luego tienes razón, para que una mujer destacase entre los crueles samurais de la época debió ser de carácter ciertamente feroz

levina dijo...

por cierto SBP, olvidé decirte que tomo nota sobre el libro de Cristina de Pizán. Me encanta Siruela, muchísimas gracias por la recomendación :)

dintel dijo...

Y ninguna de ellas se estudia en los libros de historia escolares... Habrá que plantearse los contenidos... no?

levina dijo...

bueno dintel, la historia de la guerra no ha sido tradicionalmente material de estudio en las escuelas (sospecho que no se considera en general edificante), pero creo que por lo menos debería saberse que también las mujeres han sido parte activa en las batallas (para bien o para mal), al igual que en las artes, la política y en tantos otros ámbitos. Lo que sin dudas se debería enseñar es que la historia, a pesar de todo, la escribieron juntos hombres y mujeres