domingo, 1 de julio de 2012

el infierno de la biblioteca



durante la década de 1830, aquellas obras impresas «contrarias a la moral» fueron separadas del resto de las colecciones de la Biblioteca Nacional de Francia (BNF) y reunidas para formar una colección aparte, que se llamó l’enfer de la bibliothèque (el infierno de la biblioteca). Al restringirse el acceso a este tipo de obras, l’enfer se convirtió en un lugar mítico, objeto de todas las curiosidades y todas las fantasías. Desde entonces la BNF tan solo ha abierto una vez su infierno al público, en el año 2007, cuando se exhibieron unas 350 obras.

los libros guardados en el infierno de París no corresponden al Index librorum prohibitorum ni a ningún otro índice religioso ni laico, ya que separar estos libros no fue una decisión legislativa, sino de los gestores de la Biblioteca. De hecho, durante mucho tiempo el contenido de l’infer no ha sido consignado en ningún catálogo, hasta que en 1913 Apollinaire elaborara un inventario titulado L'Enfer de la Bibliothèque nationale: icono-bio-bibliographie descriptive, critique et raisonnée, complète à ce jour de tous les ouvrages composant cette célèbre collection.

¿qué contiene l’enfer de la bibliothèque? básicamente documentos, libros e imágenes satíricos y licenciosos, con títulos tan sugerentes como L'éloge des tétons (El elogio de los pezones, 1889), L'odyssée d'un pantalón (El viaje de los pantalones, 1889) o Serrefesse, tragédie-parodie de Louis Pine-à-l'envers (Serrefesse, la tragedia-parodia de Luis Pino-al-revés, 1864). También hay otras muchas curiosidades de época, como fotografías de Auguste Belloc, las primeras filmaciones porno ―destacando el corto de seis minutos L'atelier Gainnette, de 1921―,
antiguas estampas eróticas japonesas y almanaques con listas de las mujeres públicas de París y de los curas sorprendidos in fraganti con ellas. Y autores de reconocido prestigio, entre los que se cuentan Sade, Baudelaire, Mérimée o Verlaine. Algunos de los libros de l'enfer han sido recuperados en fecha reciente por el editor Dominique Leroy.

más información:
el infierno del libro prohibido (El País, 4/12/07)
el infierno de la biblioteca (Iván de la Torre)
París saca a la luz los archivos eróticos de la Biblioteca Nacional (Elianne Ros)

ronronea: levina

9 maullidos:

Scarlet2807 dijo...

Que interesante entrada, no tenía idea de su existencia, gracias por compartirla...
Besitos en el alma
Scarlet2807

desdevaladilene dijo...

Curioso post y bonita ilustración,¿a quién pertenece?

TORO SALVAJE dijo...

Parece un sitio muy recomendable.
Seguro que la verdad vive allí.

DRACO dijo...

se les prohibe a los demás, pero el censor es el primero que se apura en devorar gustosamente tales obras. un beso.

levina dijo...

Scarlet, este infierno es poco conocido, en la actualidad más fantasía de bibliófilo que pozo de perdición.

desdevaladilene, buen ojo, la ilustración tiene un trasfondo interesante, pertenece a unas colecciones llamadas Les Diableries. Lo cuento con detalle en el próximo post, que será el primero de la serie de l'enfer.

Toro, allí vive de todo, y como ves hasta tienen un próspero turismo clerical, que el cielo está harto aburrido y a nadie le amarga un dulce.

Draco, algún motivo verían estos guardianes de la moral para conservar tales obras, como bien dices es probable que tuvieran su punto coleccionista y cachondón.

la rubia dixit dijo...

Hablando del inferno y yo sin aparecer... tus informadores te han dicho sí hay alguna sección fe sado además de sade?

Besos atados

levina dijo...

rubia, el sado no puede faltar en ningún infierno que se precie de tal

besos,

Lucía_lamiradadeluci dijo...

¡Quién pudiera meter los bigotes en esa biblioteca! ¿verdad?

Un besoooo

http://lamiradadeluci.blogspot.com.es/

levina dijo...

miauuuuuuuuuuu me pregunto si la prohibición regirá también para las gatas, a fin de cuentas somos compañía de brujas, siempre más cerca del infierno que del cielo

besos,